Una iglesia cristiana evangélica en São Paulo, Brasil, organizó un culto de adoración a Dios en un estacionamiento, el cual contó con la asistencia de más de mil